V Conferencia Europea de Terapias Narrativas y Trabajo Comunitario

Del 6 al 9 de Julio tuvo lugar en Barcelona la V Conferencia Europea de Terapias Narrativas y Trabajo Comunitario.

El grupo organizador -entre cuyos miembros se encuentran nuestras compañeras Mariàngels Ferrer y Mónica Florensa- hizo un trabajo excelente y el congreso tuvo lugar en la Facultad de Psicología y Ciencias de la Educación y del Deporte Blanquerna de la Universidad Ramon Llull, con la asistencia de más de 300 personas venidas de muchos países de Europa, pero también de Israel, Palestina, Corea del Sur, Malasia, México, Estados unidos, Canadá, Turquía, Afganistán y Brasil.

Las intervenciones de los ponentes tuvieron lugar en inglés y en castellano. El conjunto de las cuales fue un interesante diálogo entre el mundo de la investigación y el mundo de la clínica.

 

En algunas de las comunicaciones hechas en inglés, los asistentes hispano-hablantes y no anglófonos tuvieron la suerte de contar con nuestra compañera Ana Polley que hizo un excelente trabajo de traductora.

El número de contribuciones fue muy elevado, por lo que la mayor parte del tiempo fue necesario elegir entre 4 presentaciones simultáneas, la mayoría (48) en forma de taller o de mesa redonda.

El horario fue muy intensivo: el congreso empezaba a las 9h30 o las 10h, según el día y terminaba a las 20h30.

Oficialmente, el Congreso empezaba el día 7 a las 15h, pero fue precedido por 3 Talleres Pre-Congreso.

El primero ocupó todo el día 6 de Julio y estuvo a cargo de Stephen Madigan: La idea central fue la de dar la palabra á la relación. Se refería sobre todo a parejas. Y una de las ideas principales fue la de distanciarse de una lectura individualista del conflicto. De donde las preguntas del tipo "¿Creen que (tal cosa) fortalece o debilita su relación?", Etc. Su aportación más original consistió en dirigir cartas terapéuticas a la pareja y comentarlas con cada uno de los cónyuges, en presencia del otro.

La mañana del día 7 estuvo ocupado por dos talleres (que desgraciadamente tenían lugar al mismo tiempo, por lo que había que perderse uno de los dos). Un taller a cargo del equipo del centro de tratamiento y rehabilitación para víctimas de la tortura de Ramala (Palestina), que fue expuesto sobre todo por Nihayat Abu Ryyan, sobre «Working with people experiencing multiple trauma», que trabajan, pues, con las personas que han experimentado traumas múltiples (en el contexto de la situación que se vive actualmente en Palestina). Lo que me llamó la atención es la existencia en la comunidad palestina de un discurso sobre los "mártires", cuyas familias deben sentirse orgullosas y manifestar ese orgullo, lo cual interfiere con el proceso de duelo que sería deseable en el caso de la muerte de una persona de la familia, habitualmente un hijo.

El otro taller estuvo a cargo de Poh Lin Lee y se tituló "Respondiendo a las personas que solicitan asilo".

Mariàngels Ferrer Duch y Rhona MacLeod presentaron un taller sobre Consejo Genético. Rhona MacLeod es una genetista que trabaja en un Hospital británico, y a la que las personas consultan por la posibilidad y probabilidad de padecer una enfermedad de transmisión genética. El taller consistió en entrevistar a una paciente que había recibido uno de estos asesoramientos genéticos. Mariàngels Ferrer supervisa este tipo de consultas para que no se limiten a ser un frío "Usted tiene -o no tiene- X probabilidades de presentar esta enfermedad" sino situar la consulta genética en un antes y un después: ¿cómo fue que la persona quiso saber si podía sufrir la enfermedad? ¿Cómo el hecho de haber recibido este asesoramiento ha afectado su vida cotidiana y sus planes para el futuro? ¿Quien le ofrece apoyo ante la noticia y cómo?

Durante el taller, Mariàngels Ferrer también entrevistó Rhona MacLeod preguntándole cómo el contacto con la terapia narrativa había influido en su práctica como consejera genética.

Sarah Portnoy presentó en el horario siguiente su taller sobre "Las perlas de la vida", usando una metáfora, en la que los diferentes elementos se ensartan como las cuentas de un collar o una pulsera. La usó para reflexionar sobre cómo los jóvenes y las familias pueden contarse las historias sobre sus enfermedades crónicas de maneras que les hagan más fuertes. Las cuentas que hay que ensartar son los tratamientos largos y dolorosos, intervenciones quirúrgicas, radioterapia, quimioterapia, etc., y, a la vez, la vida cotidiana y las actividades que uno hace día a día, sus capacidades, las personas que son importantes para ellos, sus esperanzas, deseos y sueños.

Sabine Vermiere presentó el taller "Intake as Re-connection" (La admisión como re-conexión). La idea básica es que las entrevistas de admisión se hacen como si estuviesen desconectadas de todo el proceso terapéutico. Suelen consistir en preguntas a menudo mecánicas y respuestas también mecánicas. En cambio, se puede transformar estas entrevistas en entrevistas narrativas, donde el entrevistador pregunta qué es importante para el entrevistado. Incluso se puede proponer al entrevistado (en este caso niños) que invite a la familia y los amigos, que actuarán como testigos externos del relato del entrevistado.

Elena Grebenyuk, Sabreen Khayatt y María Inés Cuadrado participaron en una mesa redonda sobre Cuerpo e Identidad. Elena Grebenyuk hay habló de "Lo somático como político", básicamente de los discursos sobre el cuerpo presentes en la sociedad y la cultura de esta sociedad. Sabreen Khayatt y Adital Ben-Ari hablaron de "Como las mujeres palestinas se enfrentan con los abusos incestuosos". Y María Inés Cuadrado del trabajo corporal concebido como una práctica narrativa. Una práctica narrativa sin palabras es realmente difícil de concebir, por ello la presentación consistió sobre todo en ejercicios de movimientos.

Mónica Florensa y su equipo (Daniel Prados, Clara Rodríguez de la Paz) presentaron su trabajo "el árbol de vida transgeneracional", que consistió en trabajar con la demencia de personas de edad avanzada, considerándolas como conectores con las generaciones posteriores: deconstruyendo los mitos sobre la vejez (una persona mayor es una carga, ya no puede aprender nada más, ...)

El método consistió en un grupo de jóvenes que trabajaron con personas mayores utilizando el Árbol de la vida. Considerando la demencia como un terreno nuevo en el que se puede construir historias nuevas o convocar historias viejas, que habían sido desplazadas por la historia dominante -la de la demencia. Así, las personas mayores pueden reconstruir una nueva identidad, que no es ya la de la demencia. Y concebir proyectos de futuro, entre los cuales los que tienen que ver con una muerte digna, eligiendo los vestidos que llevarían en sus funerales, par ejemplo. Proyectos de vida, incluso en la muerte.

En una mesa redonda Sabine Vermiere habló de "What if ... I was the King, oro Spiderman ?!" (¿Y si ... yo fuera el Rey o Spiderman ?!) como una manera de tratar con niños desfavorecidos y traumatizados que consistiría en proponerles que imaginaran que cambian de roles y posiciones: si tuvieran el poder de un rey o de un superhombre, ¿qué órdenes darían, qué leyes harían? Y como esto influiría en su historia futura.

Hugh Fox presentó el taller "De la pérdida inconsolable a la presencia confortable: Trabajando con el duelo y la pérdida." En el cual habló del sentimiento de vacío en el duelo como una despoblación del club de la vida. El buen proceso de duelo llevaría a reclutar a la persona perdida de nuevo en el club de la vida. Ver a través de los ojos de la persona perdida. ¿Qué valoraría ella de lo que viera? ¿De cómo los que la han perdido se producen a sí mismos en la vida?. Y qué se podría hacer para mantener más presente la relación con la persona que se ha perdido.

La capacidad y maestría de Hugh Fox atrajo a muchos participantes a su taller. Y, en efecto, el taller fue muy fluido y muy didáctico.

El plenario del 9 de Julio consistió en una videoconferencia con David Epston, que se dedicó a "Re-imaginar la terapia narrativa a través de las fronteras de lengua, la cultura y las circunstancias socio-políticas".

Gid'on Mordecai, de Israel, dirigió un taller sobre "Expanding Opportunities for Re-Membering Conversations" (Ampliando las oportunidades para conversaciones de re-membranza), refiriéndose a nuestro "Club de la identidad", que sería otro modo de referirse al "Club de la vida", pero insistiendo en que las personas (vivas o muertas, reales o imaginarias) que nos rodean apoyan un determinado sentimiento de quienes somos nosotros mismos. Se trata de interrogarnos sobre cómo estas personas han sido y siguen siendo importantes para nuestras vidas y cómo podemos tenerlas más presentes. Y también hablar de los anti-miembros: de los seres que han actuado contra un valor o una práctica que es importante para nosotros. En este caso, se trata de restar status a estos seres y, en cambio, ver cómo y por qué son importantes las prácticas y los valores contra los que ellos han querido actuar.

La clausura del Congreso recibió el nombre de "Puentes a través del Tiempo: Construyendo para el Futuro" y estuvo a cargo de Hugh Fox, mientras Mariàngels Ferrer actuaba como moderadora. Y fue seguida por una actuación musical del cantautor Joan Baró y Remolà, que cantó tres canciones, una de ellas en inglés y compuesta por él mismo. Y que en algunos momentos fueron coreadas por los (y las) participantes del Congreso.

Tras lo cual aún pudimos disfrutar de un "Taller Postcongreso" a cargo de Jill Freedman, que ella tituló "Desarrollando Historias Creativamente: Terapia Narrativa con Jóvenes."

Favorecer el enriquecimiento de las historias del (de la) joven y de la familia. Jill Freedman ha constatado que a menudo cuando una familia va a terapia y las cosas van bien, la familia acaba teniendo una conversación que ya habían intentado tener, sin éxito. A menudo no habían podido escucharse y, también a menudo, habían acabado peleándose. En el taller mencionó algunas de las prácticas que podían contribuir a ello: usar nuestros propios recuerdos de haber sido niños y adolescentes como "insider experience"; marcar el tono empezando por hablar de lo que es apreciable del niño o del joven; usar el espejo unidireccional o las grabaciones en vídeo; hacer uso de testigos externos; situar a los familiares como testigos externos unos de las narraciones de los otros; insistir en las iniciativas de todos los miembros de la familia y hablar de su capacidad de agencia personal; usar documentos tales como cartas, certificados y listas ... Todo ello como instrumentos para favorecer la creatividad en el desarrollo de historias.

Hay que añadir que el programa del Congreso fue tan apretado que algunos (no sabemos si muchos) de los participantes decidieron quedarse unos días más en Barcelona para poder visitar un poco la ciudad.

 

Jordi Freixas i Dargallo